9 Recetas de leches vegetales

Este tipo de bebidas son mucho más sanas que la leche y además ningún animal tiene que sufrir para que podemos disfrutar de ellas. Puedes prepararlas a partir de muchos ingredientes diferentes como frutos secos, cereales o fruta, todas están riquísimas, aunque en función de tu gusto preferirás unas u otras. Dependiendo de para qué quieras usarlas también puede que sea mejor elegir una u otra, aunque en general todas funcionan bien para casi todo.

Leche de almendras

Leche-de-almendras

INGREDIENTES

  • 100 gramos de almendras (crudas y sin sal)
  • 4 dátiles
  • 500 mililitros de agua

INSTRUCCIONES

  1. La noche anterior ponemos en remojo las almendras en un recipiente con agua.
  2. Al día siguiente colamos las almendras, las lavamos con abundante agua y les quitamos la piel. Este paso es opcional.
  3. En un robot de cocina o batidora añadimos las almendras, los dátiles y el agua y batimos durante 1 ó 2 minutos.
  4. Colamos la leche de almendras con una gasa, tela o con un colador muy fino para separar el líquido de los restos de almendras.

Leche de arroz

Leche-de-arroz

INGREDIENTES

  • 1/2 taza de arroz integral (o de cualquier otro tipo) cocinado (100 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • 4 dátiles

INSTRUCCIONES

  1. Bate en una batidora el arroz integral (lo ideal es que el arroz esté a temperatura ambiente o frío), el agua y los dátiles.
  2. Cuela la leche con ayuda de una gasa, tela o utensilio para hacer leches vegetales. Este paso es opcional, sobre todo si tienes una batidora potente.
  3. Guarda la leche en la nevera en una botella o envase cerrado y consúmela en 3 o 4 días.

Leche de avena

Leche-de-avena

INGREDIENTES

  • 40 gramos de copos de avena
  • 6 dátiles deshuesados
  • 1 litro de agua
  • 1/4 de cucharadita de sal (opcional)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

INSTRUCCIONES

  1. La noche anterior dejamos los copos de avena en un bote con agua, basta con que esté completamente cubierta.
  2. Al día siguiente colamos la avena y la echamos en una batidora o robot de cocina junto con el resto de ingredientes. Batimos durante 2 minutos. La dejamos reposar durante 1 hora.
  3. Colamos la leche de avena con una gasa, tela o con un colador muy fino para separar el líquido de los restos de copos de avena. Volvemos a colar 2 ó 3 veces más para eliminar los restos por completo.

Leche de soja

Leche-de-soja

INGREDIENTES

  • 1/2 taza de habas de soja amarilla (80 g)
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainillao un trocito de vaina de vainilla (opcional)
  • 4 dátiles (opcional)

INSTRUCCIONES

  1. Pon la soja en remojo la noche anterior (lo ideal es que esté unas 12 horas en remojo).
  2. Al día siguiente cuela la soja y elimina las pieles que se hayan separado de los granos de soja. Esto no es necesario, pero la textura de la leche queda mejor.
  3. Bate la soja junto con 3 tazas de agua (750 ml).
  4. Cuela la leche de soja con una bolsa para hacer leches vegetales, una gasa, servilleta o un colador de malla fina. Los restos de soja los puedes utilizar para hacer hamburguesas vegetales, galletas, para añadir fibra a tus batidos, sopas o cremas de verduras, o para lo que se te ocurra.
  5. Añade la leche junto con otra taza de agua (250 mililitros) en una olla y pon el fuego al máximo hasta que hierva. Retira la espuma que se forme con ayuda de una espumadera.
  6. Cocina a fuego medio durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando.
  7. Cuando la leche esté fría puedes consumirla tal cuál o añadir la vainilla y el endulzante que prefieras. Si utilizas dátiles, lo ideal es que los batas junto con la leche hasta que queden completamente integrados.
  8. Puedes consumirla inmediatamente o guardar las sobras en la nevera en un recipiente hermético durante unos 3-5 días.

NOTAS

  • Lo ideal es que utilices habas de soja amarillas (las hay de más tipos).
  • Añade más o menos agua en función de lo concentrada que te guste la leche de soja.
  • Puedes utilizar el tipo de endulzante que quieras, líquido o granulado. Échaselo poco a poco hasta que la leche esté lo suficientemente dulce para ti.
  • Muchas leches de soja envasadas llevan una pizca de sal.
  • Puedes saborizar tu leche añadiendo otros ingredientes como por ejemplo cacao en polvo o canela.

Leche de anacardos

Leche-de-anacardos

INGREDIENTES

  • 1 taza de anacardos crudos y sin sal (140 g)
  • 3–4 tazas de agua (750 ml-1 l), yo usé 4 tazas (1 l)

INSTRUCCIONES

  1. Deja en remojo los anacardos desde la noche anterior. También puedes dejarlos en remojo en agua caliente durante 30 minutos, pero la textura queda más fina si los dejas en remojo toda la noche.
  2. Cuela los anacardos, lávalos bien y échalos a la batidora de vaso junto con las 3-4 tazas de agua (750 ml-1 l) y bate hasta que estén bien integrados. 
  3. Si tu batidora es muy potente y no te importa que la leche quede algo más densa puedes tomarla tal cual, pero si no, puedes colarla con ayuda de una bolsa para leches vegetales, un colador de malla fina o un trozo de tela.
  4. Guarda las sobras en un recipiente hermético en la nevera durante unos 3-4 días.

NOTAS

  • Lo ideal es que los anacardos sean crudos y sin sal, pero si no los encuentras puedes usarlos tostados. Lo que sí que te recomiendo es que no lleven sal y que no estén fritos.
  • Podrías sustituir los anacardos por cualquier otro fruto seco y hacer una leche vegetal diferente.
  • Cuando hagas la leche, utiliza primero 3 tazas de agua (750 ml), bate y añade más en función de la textura que estés buscando.
  • También puedes saborizar la leche añadiendo otros ingredientes como extracto de vainilla, cacao en polvo o algún endulzante (dátiles, azúcar, sirope de arce, etc.).

Leche de quinoa

Leche-de-quinoa

INGREDIENTES

  • 1 taza de quinoa cocinada (240 gramos)
  • 3 tazas de agua (750 mililitrros)
  • 4 dátiles
  • 1/4 cucharadita de canela

INSTRUCCIONES

  1. Cocina la quinoa siguiendo las instrucciones del paquete. Deja enfriar.
  2. Echa en una batidora o robot de cocina la quinoa y el agua y bate hasta que estén completamente integrados.
  3. Cuela la leche de quinoa con una gasa, tela, utensilio para hacer leches vegetales o con un colador muy fino para separar el líquido de la pulpa.
  4. Echa la leche de quinoa en la batidora de nuevo, añade los dátiles y la canela y vuelve a batir.
  5. Guarda la leche de quinoa en una botella o recipiente hermético en la nevera durante un máximo de 3 ó 4 días.

Leche de coco

Leche-de-coco

INGREDIENTES

  • 2 tazas de coco rallado (190 g)
  • 4 tazas de agua caliente (1 litro)

INSTRUCCIONES

  1. Echa el coco rallado y el agua caliente en una batidora de vaso y bate hasta que estén bien integrados, durante 1 ó 2 minutos.
  2. Deja reposar la leche un poco para que no queme tanto y cuélala usando una bolsa para leches vegetales, una servilleta, una gasa o incluso un colador de malla fina. Aprieta bien para obtener el máximo posible de leche. Reserva la pulpa para hacer harina de coco.
  3. Guarda la leche de coco en un recipente hermético en la nevera durante unos 4-7 días. Es normal que se separe la grasa del agua, simplemente agita la botella o el envase antes de usar o servir la leche.

NOTAS

  • Para una leche más densa: usa 3 tazas (750 ml) de agua y la misma cantidad de coco rallado.
  • Para una leche más ligera: usa 1 taza de coco rallado (95 ml) y la misma cantidad de agua.
  • Es mejor usar agua caliente, pero si tienes prisa puedes usar agua a temperatura ambiente, aunque la leche de coco será menos densa y tendrá menos sabor.
  • Si quieres endulzar la leche, puedes añadir tu endulzante preferido al gusto, después de colar la leche. Si utilizas dátiles, bate la leche de coco con los dátiles. Para cualquier otro endulzante, no es imprescindible batir, basta con remover o agitar la leche.

Leche de plátano

Leche-de-plátano

INGREDIENTES

  • 2 plátanos
  • 4 tazas de agua (1 l)
  • 4 dátiles
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla o un trocito de una vaina de vainilla
  • 1 taza de hielo (180 g)

INSTRUCCIONES

  1. Pon todos los ingredientes en una batidora y bátelos hasta que estén bien triturados. Conserva tu leche de plátano en la nevera y consúmela antes de 48 horas.

Leche de avellanas y cacao

Leche-de-avellanas

INGREDIENTES

  • 3 tazas de agua (750 mililitros)
  • 1 taza de avellanas crudas y sin sal (150 gramos)
  • 4 dátiles
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar o de algarroba en polvo

INSTRUCCIONES

  1. La noche anterior pon las avellanas en remojo en un recipiente con agua. Este paso es opcional, aunque si puedes te recomiendo que lo hagas.
  2. Al día siguiente cuela las avellanas y lávalas con un poco de agua.
  3. En un robot de cocina o batidora añadimos las avellanas y el agua y batimos durante 1 ó 2 minutos.
  4. Colamos la leche de avellanas con una gasa, tela o con un colador muy fino para separar el líquido de los restos de avellanas.
  5. Echa la leche en una batidora con el cacao y los dátiles y vuelve a batir.
  6. Guarda la leche en un recipiente hermético o botella de vidrio en la nevera durante 3 ó 4 días.